Guía completa: Los 4 pasos básicos para iniciarte en el Crochet

Aprender a tejer crochet o ganchillo puede parecer intimidante al principio, pero con paciencia y práctica pronto podrás dominar esta técnica. El crochet es una forma de tejido en la que se utiliza una aguja con un gancho en uno de los extremos para crear diferentes puntos y diseños. Es un arte antiguo que ha sido transmitido de generación en generación, y ahora puedes aprender a hacerlo tú mismo.

En esta guía completa, te proporcionaremos los 4 pasos básicos para iniciarte en el crochet. Desde la elección de las agujas adecuadas hasta la forma de rematar las hebras sueltas, te guiaremos a través de cada uno de estos pasos para que puedas comenzar a tejer tus propias creaciones. Así que ponte cómodo, agarra tus agujas y empecemos.

Elección de las agujas adecuadas

El primer paso para iniciarte en el crochet es elegir las agujas adecuadas. Las agujas de crochet vienen en diferentes tamaños, desde las más pequeñas (como las utilizadas para hacer encaje de bolillos) hasta las más grandes (para tejer proyectos con lanas gruesas). Para empezar, es recomendable utilizar una aguja de tamaño medio, como la número 4 o 5.

Además del tamaño, también debes tener en cuenta el material de las agujas. Las agujas pueden estar hechas de metal, plástico o madera. Cada material tiene sus propias características y beneficios. Las agujas de metal son duraderas y resistentes, mientras que las de plástico son más ligeras y cómodas de usar. Las agujas de madera, por otro lado, son cálidas al tacto y se deslizan suavemente sobre la lana.

Montaje: el nudo deslizado y la cadena

Una vez que hayas elegido las agujas adecuadas, es hora de aprender el montaje. El montaje es el proceso de comenzar un proyecto de crochet. Hay dos técnicas básicas que debes conocer: el nudo deslizado y la cadena.

Leer También:  Velcro y sus usos en tela: respuestas a tus preguntas

El nudo deslizado se utiliza para asegurar la hebra en la aguja antes de comenzar a tejer. Para hacer un nudo deslizado, pasa la hebra por detrás de la aguja, envuélvela alrededor de la aguja de izquierda a derecha y luego tira del extremo de la hebra para apretarlo. Esto creará un pequeño nudo en la aguja que mantendrá la hebra en su lugar.

Una vez que hayas hecho el nudo deslizado, estás listo para hacer la cadena. La cadena es la base de cualquier proyecto de crochet y se utiliza para crear una fila de puntos iniciales. Para hacer una cadena, inserta la aguja en el nudo deslizado, envuelve la hebra alrededor de la aguja de izquierda a derecha y luego tira de la aguja a través del nudo deslizado. Esto creará un nuevo punto en la cadena. Repite este proceso hasta que tengas el número de puntos que necesites para tu proyecto.

Utiliza una tabla de referencia para saber cuántos puntos necesitas hacer para el tamaño que deseas, ya sea un blog de crochet paso a paso, una guía para aprender a tejer o cualquier otro proyecto que desees realizar.

Puntos básicos: punto bajo y punto alto

Una vez que hayas dominado el montaje, es hora de aprender los puntos básicos: el punto bajo y el punto alto. Estos dos puntos son los más utilizados en el crochet y te permitirán crear una amplia variedad de diseños y texturas.

El punto bajo es un punto compacto y denso. Para hacer un punto bajo, inserta la aguja en el punto de la cadena correspondiente, envuelve la hebra alrededor de la aguja de izquierda a derecha y luego tira de la aguja a través del punto de la cadena. Esto creará un nuevo punto en la siguiente fila. Repite este proceso en cada punto de la cadena para hacer una fila de puntos bajos.

Leer También:  3 pasos para cuidar tu máquina de coser

El punto alto, por otro lado, es más suelto y alto. Para hacer un punto alto, envuelve la hebra alrededor de la aguja de izquierda a derecha dos veces y luego inserta la aguja en el punto de la cadena correspondiente. Envuelve la hebra alrededor de la aguja de izquierda a derecha y tira de la aguja a través del punto de la cadena. Esto creará un nuevo punto alto en la siguiente fila. Repite este proceso en cada punto de la cadena para hacer una fila de puntos altos.

Rematar las hebras sueltas

A medida que vayas tejiendo, es normal que tengas hebras sueltas de lana que cuelguen de tu trabajo. Para evitar que estas hebras se deshagan o se enreden, es importante rematarlas adecuadamente. Para rematar las hebras sueltas, simplemente tira de ella a través de los puntos finales y luego córtala lo más cerca posible del tejido. Esto asegurará que las hebras estén bien aseguradas y no se desenreden con el tiempo.

Recuerda siempre rematar las hebras sueltas después de cada proyecto o cambio de color para mantener tu trabajo ordenado y evitar enredos.

Unir piezas utilizando una aguja para coser lana

Una vez que hayas tejido las piezas individuales de tu proyecto, es probable que necesites unirlas. Para unir las piezas, se puede utilizar una aguja para coser lana. Esta aguja tiene un extremo redondeado y puntiagudo que es ideal para coser las hebras de lana.

Para unir dos piezas, sostén las piezas con los bordes que deseas unir y pásales la aguja a través de los puntos finales de cada pieza. Entra y sale de los puntos finales alternativamente para asegurar las piezas juntas. A medida que coses, tira suavemente de la hebra para apretar la costura. Continúa cosiendo hasta que hayas unido completamente las piezas.

Leer También:  Máscara de la Catrina mexicana: Hazlo tú mismo para Halloween

Recuerda hacer una puntada diagonal para reforzar la costura y asegurarte de que las piezas estén bien unidas. Si deseas un acabado más ordenado, puedes coser en la parte posterior de las piezas para ocultar las puntadas.

Conclusión

Ahora que conoces los 4 pasos básicos para iniciarte en el crochet, estás listo para comenzar tus propios proyectos. Desde la elección de las agujas adecuadas hasta la forma de rematar las hebras sueltas y unir las piezas, dominar estas técnicas te permitirá crear hermosas creaciones en crochet.

Recuerda que la práctica hace al maestro, así que no te desanimes si al principio tus puntos no son perfectos. Con el tiempo y la paciencia, mejorarás tus habilidades y podrás hacer proyectos más complejos y detallados.

Ahora que tienes los conceptos básicos en tus manos, puedes seguir explorando diferentes tipos de puntos y técnicas en el crochet. Ya sea amigurumi, mantas, prendas de vestir o cualquier otro proyecto, ¡las posibilidades son infinitas! Así que adelante, toma tus agujas y disfruta del maravilloso mundo del crochet.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Guía completa: Los 4 pasos básicos para iniciarte en el Crochet puedes visitar la categoría Tutoriales.

Subir